7.24.2008

ALTAMAR


Sabor casero en el corazón de Miraflores

En un segundo piso se encuentra este local que anda a caballo entre el huarique y el recreo campestre. Se trata de Altamar comandado por la cocinera July Soto, su esposo y sus hijos. Los platos que ofrece tienen sazón norteña, herencia materna ya que los abuelos de July eran ferreñafanos con amplia experiencia en el negocio restaurantero. Altamar es ruidoso a medio día, no solamente por la cantidad de comensales del vecindario que buscan el plato del día sino por las salsas y cumbias que salen del altoparlante. Sus clientes son oficinistas, turistas de los hoteles aledaños y gente de a pie (el parqueo es imposible en esa zona). La Carta es reducida con especial acento en pescados y mariscos. Tienen un cebiche correcto y un tiradito cortado en lonjas gruesas, no en láminas como se acostumbra en los restaurantes de cuchillo japonés. Las conchas negras son picosas y frescas pero el pulpito al olivo tiene altibajos. Mejor estuvo la fuente marina a la parrilla con calamares en un punto adecuado de cocción marinados en suave aliño de finas hierbas y un sabroso trozo de pez espada de leve sabor ahumado. El pisco sour es agradable y sigue la clásica receta 3-1-1 impuesta por Johnny Schuler.

Ficha técnica:
Restaurante: Altamar.
Dirección: Av. Pardo 610, mezzanine, Miraflores. Teléfono: 2423619
Horario de atención: de lunes a domingo de 12 m a 9 pm. Solo cierran el 25 de diciembre.
Capacidad: 90 personas.
Publicar un comentario