5.01.2013

LA DÉCIMA


Afiches de la Belle Époque enmarcados en madera tallada recubierta en pan de oro, piso ajedrezado, sillas de espaldar ovalado forradas en terciopelo color conchuevino, paredes empapeladas en gris con diseños que imita brocados e iluminación tenue. En fin. Una puesta en escena vintage de elegante eclecticismo. Además del comedor formal, La Décima tiene un agradable bar como antesala, una terraza encantadora 
y un lounge en el segundo piso.

Atún con arroz de coco
Hace dos meses abrió este restaurante cuyo nombre rinde tributo a Brillat-Savarin (1755-1826), autor del primer tratado culinario del mundo (Fisiología del Gusto), quien bautiza a la gastronomía como “La décima musa” del Olimpo. En cada visita al comedero los comensales han ido en aumento, señal que el boca a boca funciona perfectamente apoyando una propuesta variada, honesta y contemporánea.

Ensalada de cangrejo

Al analizar la Carta cualquiera podría pensar que la presencia de platos de herencia asiática, griega, francesa, local e incluso del sur de Estados Unidos derivaría en menjunje barroco, pero sucede exactamente lo contrario porque los cocineros se dan maña para dejar que el protagonismo lo tenga el producto principal y no los aderezos que lo acompañan.
Risotto con conchitas
Panceta glaseada

Sus platos tienen correcta factura y sabores equilibrados, siempre con alguna sorpresa o toque inesperado debido a las espumas, aires y reducciones administradas con criterio. Tengo varias recomendaciones a la mano, para empezar: la ensalada de cangrejo y mango con una vinagreta ligeramente picosa; el poke de atún transformado en cebiche tropical con aromas de piña, lemon gras y un dash de ron; el encantador queso paria con uvas de colores, pecanas caramelizadas y vinagreta de curry; el carpaccio de naranja con pulpo aromatizado en humo de canela.

En platos de fondo sugiero el impecable risotto al pomodoro con poro y conchitas, de innegable herencia griega; la panceta glaseada al maracuyá con espárragos en tempura;  la corvina con aromas de cedro servida con cous cous, menta y confit de pimientos; el atún en costra de cereales con arroz y espuma de leche de coco o los ravioles de camote. 

En postres pruebe los macarrones,  la clásica bomba de chocolate con helado de vainilla o la panacota de cardamomo. El pan es bueno y hecho en casa y la carta de vinos atractiva aunque restringida.

Maji Babatsias y Sam Powell son los chef ejecutivos. Ella es de ascendencia griega, formada en Le Cordon Bleu de Lima, Ottawa y Londres con pasantías en L’Ecole de Paul Bocuse y en el Culinary Institute of America (CIA). Sam es norteamericano fogueado en las cocinas del Biltmore Estate y del Figure & Island Yacht Club; formado en Culinary Arts en Carolina del Norte y en el Italian Culinary Institute de donde salió con certificación de somelier. Es decir, ambos tienen una trayectoria que explica los resultados.

Dirección: Av.Emilio Cavenecia 190, San Isidro. Tel: 4402977, 2221036. Horario de atención de lunes a sábado de 1 a 4 pm y de 7 a 11 p. Viernes y sábado hasta las 3 am. Domingos cierra. Capacidad: 110 personas. Precio promedio por plato: S/. 45 soles. Hay servicio de valet parking.
Publicar un comentario