12.12.2014

EDO SUSHI Y TEPPAN






Los Matsufuji son una familia de larga tradición culinaria. Hace más de cincuenta años andan tras los fuegos y son sin duda quienes tendieron puentes culinarios entre Japón y Perú. Hoy son los hijos, nietos y bisnietos de los primeros Matsufuji quienes siguen en el negocio, crecieron, se multiplicaron y traspasaron fronteras.


Con diez locales en actividad (7 en Lima, uno en Arequipa y otro en Quito, Ecuador), los chicos vieron otra opción, siempre dentro de la óptica culinaria japonesa, y tomaron un enorme local en el Centro Comercial Jockey Plaza donde antes estuvo el Benihana. Heredaron planchas de acero teppanyaki y cocineros malabaristas y abrieron sus puertas a inicios de este año. Esta vez con una propuesta de sushi y & teppan, única en Lima.


Foto CARETAS


Con diez locales en actividad (7 en Lima, uno en Arequipa y otro en Quito, Ecuador), los chicos vieron otra opción, siempre dentro de la óptica culinaria japonesa, y tomaron un enorme local en el Centro Comercial Jockey Plaza donde antes estuvo el Benihana. Heredaron planchas de acero teppanyaki y cocineros malabaristas y abrieron sus puertas a inicios de este año. Esta vez con una propuesta de sushi & teppan, única en Lima.

La opción más popular es el hibachi que consta de una carne a elección, un consomé tibio de tofu y algas o una ensalada de crudos, una porción de yakimeshi o arroz frito y vegetales diversos a la plancha aderezados con aceite de ajonjolí y salsa de soya (entre 47 y 65 soles la porción dependiendo del tipo de carne que se elija). El hibachi de atún se pone en la plancha con una costra de ajonjolí, se adereza y se retira a los pocos minutos. Sabroso y a punto. Similares resultados se obtienen con el de asado de tira o el combinado de langostinos, salmón y calamares. Suelen ofrecer hibachi de langosta cuando es temporada (S/. 120 para dos personas) o un menú ejecutivo de lunes a viernes de precio razonable y calidad discreta.


Si las carnes están bien trabajadas el arroz es más bien insípido, y aunque la nueva administración ha bajado la cantidad de mantequilla en aras de la tendencia saludable de la cocina, no ha encontrado una fórmula sápida adecuada. Algo similar sucede con los makis: el arroz es soso, el grano no brilla y la textura más que glutinosa es apelmazada.


El crecimiento acelerado de la cadena ha distraído esfuerzos y el desaliño de mozos y cocineros mortifica. La atención es apurada, no rápida, los malabares son mecánicos y el show del volcán flameante o del huevo al aire se obviaron por completo. Los mozos son distraídos o poco entrenados. el que estaba a cargo de mi mesa me aseguró que los fideos eran de arroz cuando en verdad son de trigo (un celiaco colapsa al primer bocado). El cocinero tampoco limpió el estropicio y la plancha quedó pringosa y salpicada, como mudo testigo de un par de visitas fallidas. Ojalá enmienden rumbos porque la tradición de la familia lo merece.

Centro Comercial Jockey Plaza. Horario de atención: lunes a sábado de 12 m a 11 pm, domingos hasta las 10 de la noche. Chef ejecutivo: Rafael Matsufuji.

* Artículo publicado el jueves 11 de la revista Caretas


Publicar un comentario