10.24.2015

CARNET DE IDENTIDAD

Artículo publicado en CARETAS 2408 en la columna CUCHARÓN VIAJERO


Los vascos nunca fueron conquistados por romanos, ni visigodos, ni árabes, ni castellanos. Están ahí, en una franja pegada al Cantábrico desde la época de neolítico hablando euskera (lengua ajena a cualquier influencia indoeuropea) que recién hace cuarenta años estandarizó una grafía común para la región. Se considera el grupo étnico más antiguo de Europa.

La araña. Entrada al Guggenheim, emblema de Bilbao
Algo de ese espíritu adánico sobrevive en los genes vascos sea a través de un cierto desgaire en el vestir, en el aplomo con que lucen un pañuelo al cuello o en la naturalidad con que se cuelgan una argolla en la oreja. Son campechanos, aventureros, orgullosos y cultores del jai alai, centenario deporte que practican con una manopla de palma dura.

El jai alai


Seguramente estas características animaron al arquitecto estadounidense Frank Gehry a desarrollar un proyecto absolutamente delirante que cambiaría para siempre la tranquila vida de los bilbaínos. Es el Museo Guggenheim que abrió sus puertas al público en octubre de 1997 y desde entonces convoca a un millón de visitantes cada año.


Ubicado a orillas de la ría de Bilbao, el edificio es un rompecabezas de curvas y piezas volátiles (nada es plano) cubiertas por planchas de cristal y de titanio. Visto desde el río parece un barco; de costado, sus paneles brillantes simulan escamas de un pez descomunal; y de arriba semeja una flor.
En los exteriores se ubica una araña gigante, un manojo de tulipanes coloridos y un perro de dimensiones colosales con estructura de fierro cubierta de plantas frescas que cambian según la estación. En el interior, las exposiciones temporales son coherentes con la propuesta innovadora y contestataria: en setiembre pasado, Jeff Koons y Jean Michel Basquiat.

Fachada lateral del Museo
En el Guggenheim todo es de diseño. Los accesorios del restaurante Nerua y del bistró, alojados ambos dentro del Museo bajo responsabilidad del chef Josean Alija, exhiben una decoración en blanco y rojo y una cocina espléndida con una estrella Michelin (hasta el papel higiénico es rojo).

Bodega del Marqués del Riscal

No es lo único que dejó Gehry en el País Vasco. Haciendo suyo un proyecto de la centenaria bodega Marqués de Riscal de construir una Ciudad del Vino, y luego de probar una magnífica botella sellada en 1929, año de su nacimiento, Gehry diseñó una bodega que incluye un magnífico hotel (con spa donde aplican vinoterapia), una biblioteca y un restaurante que también tiene una estrella Michelin con vista a los viñedos y a los campos de golf.

La bodega se ubica en la Rioja Alavesa, muy cerca de Elciego, pueblito medieval cuya vida está íntimamente ligada al vino. Allí asistimos a la vendimia. Según la costumbre, los niños de cada municipio llevan canastas de garnacha y la echan en un depósito central donde luego una pareja de adultos procede a la pisa. Es una fiesta popular donde los niños también beben zumo de uva recién prensada.

En la feria de la vendimia en Elciego

El País Vasco es la región de España con más estrellas Michelin (40 restaurantes las tienen) y con más escuelas de cocina de merecida fama. San Sebastián es la sede del Basque Culinary Center, centro de formación gastronómica y catalizador de la vanguardia culinaria.

Perro gigante en el patio delantero del Guggenheim

 Lo primero que uno aprende es a perderle el miedo a las equis. Txakoli (el vino de todos los días), patxarán (bajativo con sabor a anís), pintxo (bocadillos con protagonismo propio, no se obsequian con la bebida como las tapas), intxaursaltsa (pastel de nueces), txistorra (longaniza), tripotx (morcilla), kokotxas (delicada parte del cuello de merluza o bacalao), txangurro (centolla), latxa (raza de ovejas con las que se elabora el gran queso Idiazábal), marmitako (marmita), txipirones (calamar), pil pil y koxkera (técnicas de preparación). Cocina enorme, variada, sabrosa, diferente que conocimos gracias a Iberia, Basquetour y la Oficina Española de Turismo en Buenos Aires.



  
Publicar un comentario