2.19.2007

SAN ISIDRO


El reino del camarón

Usted debe haber pasado cientos de veces por la esquina de Arenales con Dos de Mayo. Allí, como parte del paisaje urbano se encuentra este restaurante, inamovible hace más de 40 años. La cercanía a la transitada calle trae problemas de ruido y sobre todo de parqueo que el anfitrión controla a duras penas con un servicio de valet parking. El local es pequeño, no más de 10 mesas, con cierto abigarramiento y descuido en la decoración. Hace 8 años que Eladio Espinoza Flores (hijo de Don Eladio) maneja las ollas y si bien intenta mantener la tradición con los platos estrella que heredó de su padre, también aporta de su cosecha con imaginación y resultados interesantes. Definitivamente este es el sitio indicado para comer camarones y langostas. De los tradicionales, el chef mantiene los camarones a la plancha, notable invento de Don Eladio, el chupe y la langosta a la parrilla; entre los nuevos pone camarones preparados a la manera de los guisos claves de nuestra cocina criolla: adobo, seco, causa, cebiche, tiradito, pachamanca, anticucho, arroz, picante y todo lo demás. En medio de esta avalancha de crustáceos mis favoritos son los camarones a la plancha servidos con unas gotas de ají y limón, el magnífico plato de camarones en sangre de toro, las impresionantes uñas de camarón gigante y la siempre bienvenida causa rellena. Los postres vienen de la mano de doña Violeta Flores de Espinoza, maestra pastelera que propone un agradable acaramelado con amaretto y crepes rellenos de chirimoya.

El Chef
A los 7 años empezó de lavaplatos y a los 8 sacaba las cuentas para los clientes revisando la suma con cuidado por temor al reglazo paterno si se equivocaba. Aprendió en la cocina de todos los días, aunque también pasó por el INAT, Gastrotur, San Ignacio de Loyola y el Senati. Hoy se da el lujo de manejar el restaurante y tener su propio licor con calidad de exportación.
Tu cocina es moderna, no?
Está equipada con un sistema HACCP de última generación. Es el sistema de manipulación de alimentos.
¿Cómo haces cuando hay veda?
Compro langostas de un criadero en el mar que me asegura frescura y me abastece todo el año.
¿Cuántos platos con camarón tienes?
Más de 150, pero en la Carta no están todos.
¿Cuál es tu última obsesión?
Posicionar Divino Pecado en sus tres sabores: lúcuma, café y chocolate.

Ficha técnica
Restaurante: San Isidro
Dirección: Av.Arenales 206, esquina con Dos de Mayo, San Isidro
Teléfono: 4229172 - 4212519
Horario de atención: de lunes a domingo almuerzo y cena
Precio por plato: 40 soles
Carta de vinos: limitada

DIVINO PECADO

Dom Perignon es el nombre del abad de Hautvillers que perfeccionó el método champenoise llevando a la cima los vinos de la región de Champagne en el siglo XVII. Con las iniciales DOM (Deus, Otimo, Maximo) se designaba a Júpiter, el rey de los dioses en el Imperio Romano y Dom Eladio se llama la estupenda crema de pisco (con café, lúcuma o chocolate) creada por nuestro chef con un esfuerzo tecnológico encomiable. Todos los insumos son ecológicos: la leche viene de Nueva Zelanda (porque es baja en grasa y lactosa), la endulza con splenda (no engorda), el pisco viene de bodega Caravedo (uno de los fundos más antiguos de Lima), el café es de Chanchamayo y la lúcuma de los valles costeños. Un pecado bendecido propicio para festejar el día de San Valentín.
Publicar un comentario