12.07.2013

FANNY CONROY


Fanny Conroy
Fanny Conroy (foto Caretas)

El restaurante acaba de cumplir un año pero recién hace cuatro meses afinó un equipo de cocina capaz de interpretar los requerimientos de su dueña: Fanny Conroy.

Fanny no estudió cocina pero trabajó de mesera, cajera, pinche de cocina y somelier en restaurantes suizos, afición que luego consolidó tras su paso por el Instituto del Vino y el Pisco de la Universidad San Martín. Su primer emprendimiento fue La Cucharita, pero Nazario, el chef, se encargó de imprimir su estilo y sacar adelante el local.

El Fanny Conroy es diferente y de ahí el riesgo de lograr una coherencia que trascienda al cocinero en jefe y llegue a la mesa con un lenguaje digerible para el comensal. Está lejos de lograrlo todavía, pero Fanny Conroy está dando los pasos necesarios para conseguirlo.

Apoyada por Holger Torres, cocinero entrenado en los fogones de Malabar y Ámaz, quien acaba de ceder la posta a Manuel, también de la escuela de Aqua y Malabar, ponen un menú de degustación ecléctico que transita por los caminos de la cocina clásica contemporánea con guiños internacionales y resultados desiguales.

Funcionará bien con el tiradito de corvina en salsa de maracuyá cuando le retire los vermicelli fritos que atentan contra la frescura del pescado, cumple con el tartare de atún en leve salsa de mirin y se arriesga con el raviol de queso bañado en intensa salsa marina que llaman “boulavesa”. El punto alto es el lomo a la pimienta con risotto al parmesano que puede competir con el cabrito cocinado en chicha de jora si es que vigilan el punto de cocción de las quenelles de pallares y prescinden del platanito de seda frito que aporta innecesario dulzor al plato. El trío de texturas de chocolate es un postre que vale por sí mismo y no tiene problemas. 

Hay cuidado en la elección de los vinos que sugieren como compañía, y se consolida con una carta variada, elegida con criterio y conocimiento del mercado a precios respetuosos. La coctelería, basada en piscos y otros licores tiene buena base como para seguir desarrollándose.

El ambiente del local juega con la carta: ecléctico, con pisos ajedrezados y sillas estilo Luis XV que funcionan tanto para una cena formal o un almuerzo de oficina. La atención es afable y la presencia constante de los dueños marca la diferencia.

Av. La Mar 1209, Miraflores. Tel: 7176411. Horario atención de martes a sábado almuerzo y cena, domingos solo almuerzo. Cierra los lunes. Precio menú degustación S/. 140 soles, precio promedio por plato S/. 40 soles Aforo: 70 personas. Cava interesante y a precios muy razonables.

Artículo publicado en CARETAS el 5 de diciembre 2013






Publicar un comentario