11.30.2013

REPOSO DEL ÁNGEL

A hora y media del Cuzco y siete kilómetros del pueblito de Limatambo se encuentra el Fundo Carolina, un fantástico alojamiento rural empotrado en colinas de verdor inapreciable a 2,200 msnm. 

Alejado de los ruidos citadinos la naturaleza emerge para agudizar los sentidos. Le llaman turismo vivencial porque es como volver a los orígenes de la creación. 

Ruinas de Tarawasi
A un paso está el complejo arqueológico de Tarawasi, a otro las aguas termales de Conocc, al frente el pueblito de Mollepata, punto de partida para el camino a Machu Picchu vía Salkantay, catalogado como uno de los mejores trekkings del planeta.

En la administración del albergue está la catalana Francesca Anglada y el peruano Miguel Chamorro.

Ambos atienden a los huéspedes, cuidan los 800 árboles de palta y otros frutales, vigilan la granja de patos, gallinas, gansos y cuyes, hornean el pan y amenizan las tertulias con historias de la resistencia quechua y la llegada de los conquistadores. 

De hecho, el fundo se levanta sobre un antiguo asentamiento jesuita cuya iglesias y sus misterios siguen ocultos a ojos de los profanos.
La cocina es de “kilómetro cero”, es decir, basada en el cultivo propio y en los productos de la zona, con el solitario auxilio de aceite de oliva español y algún otro envasado. 

Miguel y Don Darío
El menú es tan variado como atractivo: un día trucha frita del criadero de doña Julia con ensalada de tomatitos cherry, cortesía de don Darío, comunero de la vecindad.


Otro día cuyes a la catalana, invento de Francesca, que macera el pequeño cobayo en limón del huerto con hierbas aromáticas y algo de chicha de jora. Va al horno de barro, construido con un par de cilindros y alimentado con madera de huarango.

Horno de barro construido con dos cilindros
Junto a los cuyes se hornea papa blanca recién cosechada y se sirve con uchucuta, salsa preparada con perejil, un toque de huacatay y rocoto. El resultado es realmente estupendo. Al horno también fue un lechoncito tierno que comimos con una abundante ensalada de hojas de hierba buena con cebolla a la pluma.

Choclos con queso del distrito de Zurite, Anta, habas tiernas apenas pasadas por agua hirviente, huevos de corral con yemas intensamente amarillas y verduras frescas para elegir forman parte de un menú completo y tan sano que uno se siente desintoxicado. 
De postre, tunas de los pencales que abundan en la zona y crecen en los sitios más inimaginables (como en la punta de un techo abandonado y semidestruido), higos, duraznos, membrillos, granadillas, mandarinas, manzanas,  sauco blanco (el fruto es rojo pero el árbol del que nacen es de flores blancas) y un largo etcétera que da cuenta de la riqueza agrícola de la zona.

Reposo del Ángel, Fundo Carolina, Pichuimarca, Limatambo, Cuzco. Tel (084) 791783 Web: http://reposodelangel.webs.com/











Publicar un comentario