10.05.2006

SCENA


Arte y cocina en una buena puesta en escena

Artículo publicado en CARETAS el 5 de octubre

Encantador restaurante bohemio chic con diseño singular y escenografía a tono. Cuadros de Maricruz Arribas y Hernán Sosa, esculturas de Aldo Shiroma, murales de Pésimo, sillas de policarbonato, mesas con grafftis pintados a mano e iluminación teatral. Todos los detalles son guiños graciosos que generan complicidad y camaradería, como las clases de yoga o la tabla de multiplicar enseñados por voz anónima cuando uno entra al baño. Lo más interesante es que la comida es simple, moderna y agradable. Ejemplos: las causitas al panko rellenas de calamar y servidas con salsa de fresas y ají; los makiparra en fusión árabe japonesa, el cebiche de verduras con camote glaseado. Como fondo probé unos ravioles de berenjena con medallón de lomo y un lenguado en salsa de lúcuma bien ricos. La carta de vinos no encierra ninguna sorpresa y debería mejorar. Lo que merece el aplauso del respetable son los postres, cada uno mejor que el otro. Son realmente imperdibles el turrón scena que tiene pinta de turrón de doña Pepa pero en realidad son barquillos rellenos de mousse de lúcuma, la thai brulé con maracuyá y mango y el mousse de pisco sour. El pastelero es un talentoso muchacho que empezó de lavaplatos y terminó de maestro. Honor al mérito. Entre las 9 y las 11 de la noche y durante cuatro minutos estrafalarios personajes caminan por una cuerda floja o juegan palitroques o tocan algún instrumento o hacen algún número de magia. Los comensales en palco piden repetición.

El Anfritrión
Elías Saba estudió cine con Robles Godoy, fotografía con Billy Hare, se graduó de sicólogo y trabajó en la textilería familiar según manda la tradición. Cuando se decidió por la cocina se matriculó en el Cordon Bleu y estudió gestión de restaurantes. Ahora su teatro de operaciones es Scena donde aplica todas esas disciplinas.
¿Por qué no tienes comida árabe en tu Carta?
Lo que tengo son platos con algunos ingredientes árabes, lo que pasa es que en la colonia todos tienen una tía que prepara mejor “ese” plato.
¿Y esta nota de incluir trapecistas y magos?
El circo me parece mágico, me encanta. En San Francisco vi que en un teatro ponían de yapa la comida. Me gustó la idea pero lo hice al revés.
Tu carta parece un libreto…
En este restaurante he puesto todo lo que yo mismo buscaba como cliente.
Scena lleva varias temporadas con localidades agotadas, no?
Hay empatía con el público. Además, uno siempre tiene que hacer lo que le gusta convencido que saldrá algo bueno.


VODKA NEGRO
El vodka es el licor nacional de Polonia y Rusia considerado desde sus orígenes como “la bebida del pueblo” por los desbordados efectos que produce su libación. Encima, no deja tufo. Es una bebida incolora, inodora y de sutil sabor hecho con granos fermentados de centeno, trigo, cebada o avena y a veces con productos como betarragas, papas y ciruelos. Hace algunos años apareció un vodka negro que debe su color a una legumbre llamada catechu oriunda de la zona de Indo Malasia, el golfo de Bengala, Ceilán y Birmania. El catechu tiene taninos, en menor proporción que el vino, pero suficientes para inquietar el paladar. En Scena lo preparan con agua tónica, con cramberry, con triple sec y jugo de limón o en black martini. Bien helado, por favor.

Ficha técnica
Restaurante: Scena
Dirección: Francisco de Paula Camino 280, Miraflores
Teléfono: 4459688
Horario de atención: lunes a sábado: almuerzo y cena
Precio promedio por plato: S/. 30 incluído impuestos y servicios
Cubierto: S/.10
Descorche: S/.25 (válido solamente para vino y champán)
Publicar un comentario