7.09.2012

DANIEL PI DESDE ARGENTINA


Licenciado en Enología e Industrias Frutihortícolas, Daniel Pi es uno de los enólogos más importantes de Argentina. Fue cofundador de la revista virtual Vinidea (www.infowine.com) y fundador de Enología, única publicación técnico-científica en su país. Estará en Lima durante el 13 y 14 de julio en el Hotel Country de San Isidro en el marco de las actividades organizadas por la empresa Almendariz.

Argentina es un país con alto porcentaje de cultivos transgénicos. ¿Cree que a la larga (o a la corta) eso influirá en los viñedos?

Desconozco este dato. En la región donde nosotros desarrollamos nuestras actividades, en el oeste de Argentina, los cultivos son prácticamente orgánicos, con muy poca o nula aplicación de agroquímicos de síntesis. No existen vides ni hortalizas transgénicas que se cultiven en nuestra región. Nuestros cultivos son de los más puros del mundo, y es lo que otorga a nuestros vinos un gran valor desde el punto de vista de ecosistema y la salud. Tampoco empleamos insumos GMO (genéticamente modificados) en su elaboración.

En Latinoamérica hubo un evidente repliegue en el consumo de vinos europeos. ¿Esa situación se mantiene?

Esto no solo ha sucedido en Latinoamérica sino también en el mundo. El único lugar donde se incrementa el consumo de vino del viejo mundo es en China. Creo que en Latinoamérica lo más importante es el aumento del consumo en países que normalmente no tenían cultura vínica. Esto se ha dado especialmente en los últimos años gracias al desarrollo económico que está teniendo la región. Además, hay un incremento de oferta gastronómica, con más y mejores restaurantes, que indefectiblemente lleva a un mayor consumo de vino. El consumidor latino prefiere los vinos más suculentos y con mejor relación precio calidad.

Me da la impresión que los vinos del nuevo mundo están, en general, cargados a la madera. ¿Cree que en el futuro nos desparkerizaremos?

Parker nació rankeando vinos del viejo mundo. Si revisa sus reportes verá que son fundamentalmente de Bordeaux. Mucho del prestigio que tiene Bordeaux se lo debe a él y es por ello respetado en la meca del vino. Todos quieren tener un buen puntaje en Parker, porque así aseguran sus ventas. Hay un preconcepto con esto de los vinos “parkerianos”, o “michelrolandianos” que no comparto. La gran virtud del vino es la gran diversidad, ya sea de orígenes, de variedades, de sistemas de vinificación, de contenidos de madera, etc. Hoy todos hacemos vino tratando de satisfacer al consumidor y no siguiendo a algún gurú.

¿Cómo enólogo qué rescata de las técnicas tradicionales de vinificación?

Las técnicas tradicionales preservan la naturalidad del vino y son siempre bienvenidas. Nosotros aplicamos el concepto de “mínima intervención” humana, de manera de dejar que la uva fermente naturalmente y exprese toda su originalidad. En algunos vinos trabajamos con el concepto biodinámico, en otros orgánico, tratando de lograr la máxima expresión de la fruta y el origen.

¿Cuáles son las innovaciones y cambios más importantes que se han introducido en la industria en los últimos años?

Aunque parezca mentira, en la industria son muy pocas las innovaciones. Creo que lo más revolucionario ha sido la incorporación de un selector óptico para automatizar la selección de granos después de la despalilladora. La mayoría de los avances se han dado en el campo de la viticultura, con el conocimiento más profundo del suelo, los sistemas de información geográficos y la posibilidad de hacer microvinificaciones de parcelas pequeñas en bodega.

¿Cómo ve el futuro de Trapiche en el contexto mundial?

Es la bodega argentina con mayor presencia internacional, en más de 89 países, líder de las exportaciones y con un 50% de su vino vendido en el mercado doméstico. Hace nueve años éramos una bodega de un millón de cajas, hoy producimos tres millones. Veo un hermoso futuro para Trapiche, consolidándose como el productor de vinos de Argentina para el mundo y estoy muy orgulloso de ser uno de los que lideran este cambio.

Artículo publicado en CARETAS el 5 de julio.
Publicar un comentario