3.19.2014

ASÍ DE SIMPLE, EGGO Y POP-UP


Los conceptos son imágenes mentales o ideas a través de las cuales comprendemos las experiencias que emergen de la interacción con nuestro entorno. Estas construcciones surgen por medio de la integración en clases o categorías, que agrupan nuevos conocimientos y unen nuevas experiencias con los conocimientos y experiencias almacenados en la memoria (descripción de Wikipedia).

Esta reflexión viene a cuento a propósito de los nuevos conceptos que los cocineros están poniendo en práctica para sacar adelante sus emprendimientos.






José del Castillo rescata el concepto del ‘chino de la esquina’ tan en boga en los años 60 para darle una vuelta de tuerca y convertir su esquina en un sitio de paso donde entretener el estómago y ‘hacer un entierrito’. Digamos que son nuestras tapas criollas, una idea que hoy prolifera por doquier. El resultado no puede ser mejor: una amplia barra en forma de ‘ele’ donde cabe una vitrina de fríos, otra de sánguches y la tercera de postres. Todo fresco y hecho al instante para comer con las manos o con vajilla descartable. Hay choritos a la chalaca, pulpito al olivo, almejas al natural (mejor sería si las sirviera enteras para que el comensal se regocije con el movimiento del molusco fresco al contacto con el limón. Recordemos que el show es parte importante de la experiencia gustativa), cebichito (sin guarniciones), un delicioso escabeche de bonito, humitas, sánguches de pavo, asado, jamón de la casa y lechón y los postres limeños de doña Isolina. Así de simple.

EGGO: DESAYUNO TODO EL DÍA

El panadero Renato Peralta puso en práctica los desayunos a lo largo del día. Eggo abre a las 8 de la mañana y cierra a las 8 de la noche. En el ínterin decenas de parroquianos se rotan en las diez mesas cubiertas con papel de envolver y provistas de crayolas donde los niños dibujan y garabatean mientras llega el pedido. Los panes de miga gruesa son impecables, hay una decena de variedades a los que se suma una bollería clásica, un buen café cajamarquino pasado en cafetera de La Marzocco y embutidos de gran calidad proporcionados por Osso, la súper carnicería del vecino Renzo Garibaldi. Los panqueques con miel de maple, las tostadas francesas y los huevos de corral presentados en cocciones diferentes señalan una línea muy interesante. Aunque todavía deben ajustar los tiempos de atención y el flujo de aprovisionamiento de materia prima, la experiencia resulta por demás atractiva. 





ABRIR Y CERRAR: EL POP UP 

Un tercer concepto que asoma en el horizonte es el pop-up gastronómico que anima Ricardo Laca. Se trata de cocinar una única vez en algún espacio heterodoxo (puede ser un museo, una galería, una casa vacía, la playa) para un determinado número de comensales que previamente aseguran su asistencia. Ricardo ya presentó dos: el pop-up amazónico en una casa de San Isidro en enero pasado; el segundo fue marino en la playa de Pucusana en el mes de febrero y el tercero será en abril con el concepto Mala-Cañete-Pachacamac kilómetro 0. La convocatoria se hace por las redes sociales o a través del boca a boca. Una experiencia por demás divertida y novedosa.



Así de Simple: La Mar 309, Miraflores, Tel: 7268542. Horario: de martes a domingo de 10 am a 7 pm. Precio entre S/. 2.50 y S/. 7 soles.

Eggo: Calle Tahití 175, La Planicie, Tel: 3529915. Horario: de lunes a domingo de 8 a.m. a 8 p.m. Precio sánguches entre S/. 20 y 30 soles.
Pop-Up: atentos a la convocatoria por redes sociales o a través del boca a boca.

Publicar un comentario