9.20.2008

HIERBABUENA


Primer restaurante de comida orgánica y gourmet en Lima

Ya era tiempo que alguien mirara la excepcional despensa peruana y afinara la puntería hacia los productos orgánicos que son nuestra ventaja comparativa en este mundo de transgénicos globalizados y mercantilistas. Quien sí la vio fue Manuel Ferreyros, marquetero de profesión y naturista por convicción, que acaba de plasmar su filosofía en Hierbabuena. Este encantador restaurante acaba de abrir en una típica casona miraflorina de adobe y está decorado con muebles cachineados o rescatados de los trastos de la abuela. Hay que prestar atención a los detalles: la fachada color uva con buen parqueo, las paredes interiores de color verde hoja de las que cuelgan cuadros con telas paracas, la terraza interior con sillas diferentes pero todas de noble cedro macizo. En la cocina está Marisol Chocano, cocinera del Cordon Bleu, quien ha elaborado una carta coherente con lo que pregonan. Todos (casi todos) los productos que emplean son orgánicos certificados, desde el pollo hasta el cordero pasando por verduras, hierbas, frutas y hortalizas. Hay variedad de pescados y pastas, sopas sin leche (S/. 20) y una generosa oferta de bebidas frías e infusiones con digestivas hierbas aromáticas. En la carta hay quesadillas de harina orgánica, faltaba más (S/. 20), risotto de trigo con cholombert (un queso serrano tipo camembert, S/. 28), salmón con aromas de sacha inchi, ravioles de zapallo y polenta con espinaca, entre otras simpáticas opciones. En postres ofrecen strudel de plátano, profiteroles de chocolate con quinua crocante, peras al vino y un delicioso Carpaccio de ciruelas. Aunque en la carta figuran vinos de alta rotación en supermercados, tienen un par de orgánicos: el extraordinario pinot noir de Morandé y un torrontés argentino muy recomendable. Sacha Barrio estará encantado.

Ficha técnica:
Restaurante: Hierbabuena
Dirección: San Martín 533, Miraflores
Horario de atención: de martes a domingo almuerzo y cena
Precio promedio por plato: S/. 25
Capacidad: 80 personas
Carta de vinos: discreta pero con interesantes vinos orgánicos
Estacionamiento propio
Publicar un comentario