3.03.2008

CERRARON

El nuevo año no trajo buenas nuevas a los restaurantes barranquinos. Tres de ellos colgaron trinches y mandiles: Maximiliano, elegante restaurante que ocupó la bella casona Berninzon, no logró articular una propuesta culinaria coherente. El Refugio del Museo que tomó la posta de Al Grano tuvo que lidiar con una ubicación complicada. Finalmente A puerta cerrada, el gran restaurante de Luis Felipe Arizola, cerró las puertas luego de diez años de actividades. Extrañaremos el lomo saltado, el puré de habas, el pastel de choclo y varios otros platos de sabor inolvidable. También cerró sus puertas el buen huarique Cuatro Postes de Maribel Florez, ojalá encuentre pronto otro espacio para desarrollar sus propuestas.
Publicar un comentario