3.26.2008

SHERATON

La comida en los hoteles cinco estrellas ha mejorado muchísimo, no solo en el Perú sino en Latinoamérica. El Sheraton de Lima es la excepción. Fui a Las Palmeras y la comida fue francamente deplorable aunque debo hacer una excepción con el piqueo "a la limeña" compuesto por un agradable pulpito bebé a la parrilla, unos crocantes chicharrones de calamar y un insípido cebiche. Digamos que el promedio fue correcto. En platos de fondo nos trajeron una corvina en salsa de chupe que no era corvina (S/.65)y un atún recocinado y presentado cual hamburguesa. Malo. Con el vino tampoco tuvimos buenos resultados: el malbec Luigi Bosca llegó a 28º y cuando lo trajeron de vuelta luego de solicitar que lo enfriaran estaba a menos 15º.La copa de un Tacama blanco (no blanco de blancos) costó S/18 soles, la botella entera en supermercados está a veinte soles. No hay proporción. La cuenta sobrepasó los cuatrocientos soles. Caro y feo. Lo más simpático fue el servicio.
Publicar un comentario